Todos sabemos que al meter un alimento al refrigerador por unas horas, éste se enfría, sin embargo pocos entienden cómo se produce la magia. Entender más acerca de ello nos puede ayudar a aprovechar al máximo las funciones de dicho aparato, al mismo tiempo en que lo cuidamos.

Los refrigeradores poseen un sistema cerrado para la circulación del gas refrigerante, el cual recorre toda la cara posterior de dicho aparato. En el momento en que el gas se activa recorre el refrigerador y se transforma de gas frío a líquido caliente. Al mismo tiempo dispersa el calor del interior al exterior y por ende enfría los alimentos.

Es por ello que es importante no dejar abierto el refrigerador pues se estaría produciendo un exceso de trabajo que puede generar fallas. Siempre recuerde quitar el polvo y limpiar la serpentina detrás del mismo para evitar problemas en el intercambio térmico.

Asimismo, si se va de vacaciones es recomendable desconectarlo y dejar la puerta abierta para evitar los malos olores. Para volverlo a enchufar si ha sufrido movimientos déjelo reposar por lo menos seis horas antes de volverlo a enchufar, pues el gas se ha agitado.